Mis caderas se movian de maneras inconsciente, mi polla entraba y salia de su boquita hasta alcanzar al final de esta asi­ como volvia a montar, la novia era innegable que estaba haciendo su de mi?s...